Go to Top

Yahoo! dice adiós al Home Office

En Google nunca eYahoo!xistió esta opción y ahora Yahoo! quiere prohibirlo. Últimamente, la modalidad laboral del Home Office, más conocida en español como teletrabajo, ha tenido que librar varias batallas. Mientras tanto, cada vez son más las empresas dedicadas al sector de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) que quieren seguir el ejemplo de Yahoo! y acabar con esta forma de trabajar desde casa.

Son muchas las opiniones y mucho el desconocimiento de esta innovadora modalidad laboral, pero ¿sabemos realmente cuáles son sus ventajas y cuáles sus inconvenientes? Sin duda, trabajar desde casa ofrece una comodidad difícil de alcanzar en la rutina de la oficina donde el estrés y la tensión acaban repercutiendo en la capacidad de concentración de los trabajadores.

¿Pero es realmente posible trabajar desde casa teniendo que soportar a todo un ejército de niños a los que atender? ¿Y cómo se organiza uno? El teletrabajo ciertamente modifica la organización tradicional entre el empleado y el puesto de trabajo. Mientras que en la oficina las tareas se llevan a cabo de manera controlada y según las normas internas de la empresa, con el teletrabajo, con la oficina en casa, el trabajador debe organizar eficientemente el volumen de trabajo y fraccionar el tiempo de manera flexible. Además, se sabe que la motivación suele ser mucho más alta si se pueden elegir las condiciones de trabajo.

¡Con el teletrabajo se trabaja más!

No todo son ventajas con el teletrabajo. Según un estudio realizado en Estados Unidos, el teletrabajador trabaja entre cinco y siete horas más a la semana que desde la oficina.

Por si fuera poco, con la oficina en casa también hay que despedirse de los corrillos de pasillo y las charlas entre compañeros. Aunque en ocasiones innecesarias e incluso incómodas, esas tertulias de compañeros en torno a la máquina de café pueden traer consigo una seria de ideas innovadoras que pueden ser beneficiosas para la empresa. Al menos este es el principal motivo que ha hecho que Marissa Mayer, extrabajadora de Google, quiera transformar Yahoo! y haya empezado con esta nueva medida que tanta polémica ha suscitado: acabar con el teletrabajo. A fin de cuentas, un equipo funciona siempre mejor cuando todos los miembros están presentes.

Aunque el teletrabajo aboga por la conciliación entre vida laboral y vida personal, la separación entre estos dos ámbitos no resulta tarea fácil. En ocasiones, trabajo y ocio acaban mezclándose, hecho que puede acarrear numerosos problemas y que puede aumentar el conflicto ya existente entre los terrenos laboral y familiar.

Por otra parte, tanto si trabaja desde casa como si se desplaza diariamente a la oficina, otro problema a tener en cuenta son las herramientas de trabajo que se utilizan, ya sean  ordenadores, smartphones u otros dispositivos informáticos. La tendencia creciente del fenómeno BYOD (Bring Your Own Device – Trae tu propio dispositivo) también esconde ciertos riesgos que se deberían tener en cuenta. En el caso de muchas empresas, a veces es necesario instalar ciertos programas y aplicaciones informáticas para realizar la tarea. Además, el hecho de no estar en la oficina no significa que no esté vigilado. Existen distintos métodos de los que las empresas se valen para el control y la vigilancia de los trabajadores, como por ejemplo el uso de dispositivos GPS que indican la localización exacta de los empleados.

Por último, con el teletrabajo no todo se reduce a instalar y desinstalar programas. Y, ni mucho menos, la seguridad queda reducida a eliminar datos e información importante. También es necesario cuidar las herramientas de trabajo con el fin de evitar que el equipo acabe estropeándose o evitar que roben el tan necesario dispositivo con el que trabaja. Para evitar problemas de este tipo, realice copias de seguridad de manera periódica, algo casi obligatorio si no queremos perder nuestras fotos personales, nuestros documentos más importantes o esos contactos que bajo ningún concepto queremos que acaben en manos de extraños.

Deja un comentario