Go to Top

Vídeo Cámara vs. iPad? Deja que la seguridad de tus datos decida.

La recuperación de datos de las imágenes, vídeos y música es un hecho cada vez más común con el avance de la tecnología. Cada vez más guardamos nuestros archivos personales en laptops, tabletas, móviles y otros dispositivos. Con mi experiencia en la industria de la recuperación de datos, sé que nadie es inmune a la pérdida de datos. Ni siquiera yo. Cuando hay que tomar alguna decisión sobre tecnología en mi casa, no sólo pienso en el producto que tengo que comprar, sino también en cómo puedo proteger la información que almacenaré en ellos. Únete a mí en el gran debate videocámara vs iPad.

En algún momento en este agosto, mi esposa dará a luz a nuestro bebe. Aquí empieza el debate de necesidad vs. deseo. No soy ningún experto en artículos de bebé, por lo que en general hago caso a mi mujer en este tema cuando dice que algo es absolutamente necesario. En lo que sí ambos estamos de acuerdo es en que queremos capturar cada momento a través de fotografías y vídeos. Habiendo crecido en los años 80, a los dos nos parece que no hay suficientes fotos o vídeos de nosotros que nos hagan justicia. Creo que esta idea viene de la creencia de que la creación de cualquier tipo de contenido digital hoy en día es muy fácil. De hecho, no sólo es más fácil crear el contenido, es casi más fácil compartirlo con los amigos, familiares… pero ya profundizaremos más adelante sobre esto.

Por lo tanto, aquí está el dilema. Mi esposa quiere que invirtamos en una cámara HD de alta gama, con todos los extras. Estamos hablando de una cámara HD de alta definición 1080P, estabilización de imagen, zoom increíble y HDMI. ¿Mi opinión? Al poseer un iPhone y un iPad, creo que no necesitamos nada de eso. Mi razonamiento es simple: los “momentos” son esporádicos, y el aparato electrónico que es más probable que lleves en ese instante es tu smartphone. Creo que en cuanto se refiere a tecnología todo se está basando más en portabilidad, uso y comunicación con los demás. La cámara de vídeo (incluso con todas las innovaciones) parece un dinosaurio en comparación. Steven Spielberg debe de tener una visión un tanto diferente de la mía, pero yo no voy a  salir a dirigir ninguna película. Entonces, mi mujer hizo la pregunta que creó el debate “¿Dónde almacenaremos todos nuestros vídeos?”  Para el friki que tengo dentro ya estaban sonando campanas como Youtube, Flickr, Vimeo etc. Pero la validez de la pregunta no se me pasó por alto.

Ser parte de una organización de recuperación de datos, por supuesto, te da más que pensar.  ¿Qué pasaría si alguna vez se me rompiera mi iPhone o iPad? ¿Se perdería toda mi información para siempre? He visto demasiados casos de gente que viene a Kroll Ontrack con todo tipo de situaciones que llevan a la pérdida de vídeos, fotos, contactos y otra información importante.  Hoy en día, estamos creando mucha cantidad de información de una manera muy fácil y somos muy pocos los que pensamos en una situación en que ésta pueda ser perdida.  Y por supuesto, ¿cuántos de nosotros estamos realmente asegurando esta información? Una encuesta reciente de Kroll Ontrack, desveló que a pesar de que el 60% de los usuarios hoy en día aseguran su información, muchos todavía sufren pérdida de datos. Siempre he creído que la pérdida de datos es una situación creada por uno mismo. Si tu no haces copias de seguridad ¿adivina qué? Si estás almacenando toda tu información en una única unidad ¿adivina qué? Por mi parte, está claro que además de almacenar todos mis videos en  los diferentes servidores de alojamiento que existen, puedes apostar que haré copias de seguridad en un disco duro externo.  Protección sobre protección no hace daño a nadie y si alguna vez mis dispositivos electrónicos me fallan, quiero saber que tengo varios puntos de acceso para recuperar esta información. Smartphones y tabletas me dan la posibilidad de subir rápidamente estos vídeos a un lugar de alojamiento seguro. Claro que estos mismos lugares de alojamiento pueden fallar o salir del negocio algún día, pero siempre tendré mis unidades de disco duro alternativas para recurrir en esa situación. Al comparar todo esto con una cámara de vídeo, te das cuenta de que ésta requiere que tú mismo cargues manualmente tus imágenes y videos a menos que inviertas en una opción inalámbrica.

El debate está servido, pero sabiendo lo que sé acerca de recuperación de datos, quiero invertir en una tecnología que me dé la mejor opción posible de recuperación cuando ésta falle (porque en algún momento fallará). ¿No deberíamos dejar que la seguridad de los datos sea el factor decisivo?

Deja un comentario