Go to Top

¿Su automóvil está en riesgo de ser pirateado?

Desde Apple CarPlay a Android Auto, ayuda de estacionamiento, conectividad a Internet, medios de streaming y dirección de tráfico, la tecnología automovilística continúa avanzando y sirviendo a los consumidores en forma de informática sobre ruedas. Sus emocionantes funciones traen consigo, no obstante, nuevas necesidades de protección ante riesgos para la ciberseguridad. Añadir coches a la Internet de las Cosas (IoT) será complicado y hará de los vehículos un nuevo blanco, mayor y más atractivo, para el crimen cibernético.

¿Cómo hackean coches los criminales?

Estos sujetos espían coches en movimiento conduciendo cerca de ellos y conectándose a su red Bluetooth. El sistema electrónico controla el motor, la transmisión, el chasis (los frenos y la tracción), los sistemas de seguridad (airbags), y los sistemas de diagnóstico, navegación, climatización, comunicación y entretenimiento.

El Jeep hackeado

En 2015, Charlie Miller, investigador de seguridad de Twitter, y Chris Valasek, director de Vehicle Security Research en IOActive, llevaron a cabo una prueba que consistía en el hackeo remoto de un Jeep Cherokee que parecía pilotado por Andy Greenberg, uno de los autores de la revista sobre tecnología Wired.  Greenberg iba conduciendo a más de 110 km/h por las inmediaciones de la zona céntrica de San Luis, Misuri, cuando tuvo lugar la prueba de hackeo. Los conductos de ventilación del coche comenzaron a expulsar aire frío a la máxima potencia, la radio cambió a una emisora de hip hop local y los limpiaparabrisas se activaron: todo ello obra de Miller y Valasek. Esta prueba demuestra lo sencillo que es para los hackers obtener acceso a un vehículo en marcha y manipularlo.

Intentos de protección de coches

Algunos fabricantes de coches, como Tesla y BMW, han desarrollado programas de actualización instantánea de software para ir un paso por delante de los hackers. Tesla y General Motors han designado agentes de ciberseguridad que implementen dispositivos de seguridad en los sistemas. Existen varias compañías que, además, invierten más en pruebas, pero, a pesar de los intentos de proteger los coches conectados, los vehículos nunca estarán totalmente a salvo de los hackeos. Al igual que ocurre con cualquier otro dispositivo de la Internet de las Cosas (IoT), a medida que mejora la seguridad, mejora también la pericia de los hackers.

Iniciativas inmediatas

Consumer Reports aconseja a los conductores los procedimientos siguientes para proteger sus vehículos de posibles hackeos:

  • No conectar dispositivos desconocidos o no examinados al puerto USB o de diagnóstico OBD-II del coche. Esto incluye dispositivos de memoria utilizados para el almacenamiento de música. Estas conexiones podrían introducir malware.
  • Asegurarse de recurrir a un mecánico de confianza. La conexión de diagnóstico del coche es un “vector”, lo que significa que puede instalarse malware y permitir la entrada de un hackeo remoto.
  • Si crees que tu coche está en peligro, ponte en contacto con tu franquicia inmediatamente.

¿Has sufrido un hackeo o algún otro tipo de malware en tu coche? Ponte en contacto con nosotros con un tuit en @OntrackES