Go to Top

Sincronización en la nube: ¿están seguros nuestros datos?

cloud-backup

¡Otra vez la nube!, podrá pensar. El tema de la sincronización de datos no es fácil. Por tanto, cuando añadimos la nube, hay que comprender bien cómo funciona. Porque es de eso de lo que se trata.

Para los particulares, el servicio iCloud de Apple es un servicio más de sincronización de datos en la nube. Lo interesante en el concepto de iCloud es que permite al usuario elegir la sincronización de distintos tipos de datos adaptándolos en función del terminal, que puede ser un MacBook, un PC, un iPhone o un iPad, entre otros. Por ejemplo, tres o cuatro de estos dispositivos  pueden sincronizar los contactos, mientras que dos o tres sincronizarán las fotos, a su elección. El interés de este sistema reside en que se puede reservar más espacio para la música en un aparato y más para las fotos en otros. Lo importante es que el espacio pagado, el abono de pago de iCloud, tenga la capacidad suficiente para almacenarlo todo (por defecto, Apple ofrece un espacio gratuito de 5 GB).

En resumen, con iCloud se comprende rápidamente que existe un espacio único en un servidor ubicado en alguna parte, que agrupa el conjunto de datos de cada aparato que se ha querido sincronizar.

La sincronización en la nube: ¿es una garantía para sus datos?

En cierta medida sí, pero no completamente. De hecho, si uno de los aparatos decide, por ejemplo, borrar los datos sincronizados, imaginemos en este caso las fotos, éstas desaparecen del servidor iCloud, por lo que desaparecerán de todos los aparatos sincronizados con estos archivos. Si no se ha guardado «de verdad» el contenido de iCloud como copia de seguridad, es decir, un archivo que realmente memorice el estado de todos los datos, como las fotos o los contactos en un momento dado, la eliminación de los datos desde un «terminal» es definitiva y no se puede recuperar.

Sin querer ser alarmista, el usuario también debe guardar con mucho cuidado sus identificadores de Apple y contraseñas, pues alguien con mala intención podría decidir conectarse a sus datos y hacer con ellos lo que le parezca. Un iPad en manos de un niño, sin la protección suficiente, podría hacer que desaparecieran todos sus datos sin que hubiera mala intención. Guardar los datos de iCloud como copia de seguridad se convierte en obligatorio, ya que esta copia no podrá borrarse sin querer durante la sincronización. En cambio, aumenta la factura porque los datos existen de forma redundante.

¿Y en el mundo profesional?

En el entorno profesional la problemática es la misma, pero las opciones del administrador de datos del grupo de usuarios no lo son. El administrador de un servicio como Office 365 de Microsoft, por ejemplo, es capaz incluso de administrar la retención de datos de una o varias bandejas de entrada, incluso si el usuario ha decidido eliminar correos. Esta función, un tanto excesiva generalmente, no se utiliza a no ser que la retención de datos se active con el fin de evitar posibles litigios. A menudo, la papelera de reciclaje sin vaciar es suficiente para recuperar la información.

¿De qué garantías para la sincronización de datos tienen los profesionales? Todo depende de las funciones disponibles, del administrador o de la política de empresa en cuanto al tratamiento de datos. La ventaja de la sincronización es poder utilizar los datos desde diferentes terminales en cualquier situación de la vida profesional. Lo que no podemos olvidar, y sobre todo en el caso de los correos, son las opciones específicas del servidor pero, pase lo que pase, la copia de seguridad de los datos sigue siendo fundamental, ya estén en la nube o en un servidor identificado.

Deja un comentario