Go to Top

¿Podría sobrevivir su empresa un incendio?

¿Está seguro de que ha tomado las precauciones necesarias para proteger su negocio? ¿Invierte mucho en copias de seguridad rutinarias y supone que está protegido ante cualquier eventualidad? Sin embargo, ante las secuelas de catástrofes mundiales, desde los cada vez más frecuentes desastres naturales hasta el desastroso incendio de la planta de Buncefield, parece que nadie puede escapar de las pérdidas de datos.

En el caso de las explosiones de Buncefield (Inglaterra) las llamaradas alcanzaron los 60m, las más grandes desde la Segunda Guerra Mundial, causando graves daños a más de 80 edificios de los alrededores y muchos locales tuvieron que ser demolidos como resultado.

La explosión arrasó el centro de datos de un famoso proveedor de software, justo cuando los operarios del turno de noche acababan de terminar con las copias de seguridad que contenían 24 horas de datos. Las implacables llamas dañaron los ordenadores donde se guardaba la información de las nóminas y datos de recursos humanos para la policía, el gobierno local y el cuerpo de bomberos, así como para compañías privadas. En una entrevista en la BBC, el director general explicó que la explosión fue tan fuerte que un generador de copias de seguridad que estaba enterrado, fue arrancado completamente.

El vendedor de software tenía la suerte de contar con una estrategia sólida de continuidad de negocio a la que recurrir, pero los daños eran tantos que llevó más tiempo de lo esperado restaurar los servicios. Al menos tres ayuntamientos londinenses se vieron afectados cuando sus servicios informáticos dejaron de funcionar, interrumpiendo los pagos de los impuestos y las nóminas y el funcionamiento de los sitios web municipales.

Asimismo, un hospital de Cambridge tuvo que volver a un sistema manual para acceder a la información de los pacientes, puesto que sus servicios informáticos también se vieron afectados por la explosión. Se calculó que haría falta una semana para que volvieran a funcionar en toda su capacidad.

Otras empresas afectadas por este incidente incluyeron un fabricante de impresoras, una compañía de representación, un comerciante al por menor en línea y un distribuidor de equipos de red.

Tal vez recordar las graves consecuencias que produjo este incidente haga que las empresas se den cuenta de la importancia de una buena planificación frente a una posible emergencia y de la necesidad de contar con un proveedor de recuperación de datos. Aunque las grandes compañías pueden retomar el negocio con relativa rapidez, las compañías más pequeñas a menudo carecen de los recursos necesarios.

, , , ,

Deja un comentario