Go to Top

Pérdidas de datos, sistemas RAID y otros engaños…

Los sistemas de almacenamiento RAID (Redundant Array of Inexpensive Disk) son unos sistemas que conectan varias unidades de disco en un único bloque, proporcionando así una mayor seguridad en caso de averías e imprevistos. En la actualidad, estos sistemas se vienen utilizando en más del 98% de los servidores, pero por muy seguros que sean, el riesgo siempre está presente. Los sistemas RAID no son del todo seguros y, sin duda, presentan ciertos problemas como fallos derivados del mal estado de las unidades de almacenamiento y problemas propios del controlador, sin olvidar además los errores humanos.

Puesto que por lo general muchos discos duros y unidades de almacenamiento conectados entre sí pertenecen a un mismo lote de producción, los errores y fallos que presentan suelen estar relacionados y ser en ocasiones incluso los mismos. Como consecuencia, en caso de avería los daños se producen de manera casi simultánea.  Es por esto por lo que se recomienda encarecidamente actuar lo antes posible siempre que observemos que nuestro disco en RAID está fallando. En muchas ocasiones, un único error puede afectar a muchos discos distintos, pero éste no es más que uno de los muchos problemas a los  que tenemos que hacer frente. Por ejemplo, los cambios bruscos en la tensión eléctrica también pueden dañar gravemente aquellos discos y demás unidades de almacenamiento que estén conectados entre sí.

Asimismo, el uso de ciertas piezas de repuesto también supone un problema. Por muy idéntico que sea el modelo del controlador o el proceso de fabricación de una placa base, siempre existen diferencias. En una ocasión fue imposible iniciar el proceso de recreación de la RAID utilizando un disco que no era idéntico al original, así que se optó por instalar un nuevo disco, pero tampoco hubo éxito. Finalmente, tras reiniciar el sistema y realizar algunos cambios en el BIOS del equipo, conseguimos saber que el controlador seguía reconociendo el disco duro defectuoso. Además, el hecho de reiniciar el equipo tampoco sirvió de mucho, ya que una vez reiniciado el equipo fue imposible acceder a los datos almacenados.

El hecho de no disponer de una copia de seguridad de sus datos ni de un sistema eficaz que le permita recuperarlos en caso necesario puede acarrear una serie de problemas que toda empresa debería evitar. Como consejo, para realizar copias de seguridad eficaces y fiables, es conveniente utilizar servidores RAID que cuenten con protección ante posibles pérdidas de datos.

Además, cualquier intento de recuperar datos perdidos sin los conocimientos necesarios puede igualmente agravar la situación. Por ejemplo, si el disco duro se avería, en muchos casos el sistema RAID puede volver a iniciarse, tras lo cual se mostraría, eso sí, el proceso de recreación de la matriz de RAID. Y puede pasar que, a causa de ese mismo proceso de recreación, todos los datos acaben perdiéndose. Por eso, si llegase a producirse algo así, la profesionalidad importa. No todos los centros especializados cuentan con los medios necesarios para solucionar el problema. En ocasiones, unos técnicos inexpertos y poco profesionales acaban agravando la situación y dificultando la tarea de otros especialistas en la recuperación de datos.

En caso de duda, bajo ningún concepto intente solucionar el problema por sí solo. No lo dude y póngase siempre en manos de especialistas. Gracias a la avanzada tecnología y los conocimientos que avalan a nuestros profesionales, podrá estar tranquilo y recuperar aquellos datos perdidos de una manera fácil y sencilla, en ocasiones incluso por Internet.

Deja un comentario