Go to Top

Los “héroes de los apaños” hacen más daños de pérdida de datos de los que arreglan

Según una encuesta reciente, más de la mitad de las compañías entrevistadas no tiene un procedimiento fijo para la recuperación de datos. Una tercera parte de los empleados intentaría rectificar un problema de pérdida de datos ellos mismos, corriendo el riesgo de provocar daños adicionales en su equipo informático. Kroll Ontrack ha descubierto esta preocupante tendencia tras encuestar a 329 trabajadores.

Además, más del 50% de las personas que respondieron a la encuesta confirmaron que no había una política de contingencias definida para los casos de pérdida de datos en su organización. Las estadísticas destacan que existe una peligrosa falta de comunicación con respecto a las prácticas de continuidad entre los departamentos de TI y el resto del personal, con el resultado de que los empleados se ven forzados a tomar medidas que podrían hacer que los daños en los datos fueran irreparables.

Recomendamos que las compañías propongan un procedimiento claro que sus empleados puedan seguir en el caso de que ocurra la pérdida de datos. Tal procedimiento debe empezar por alertar al equipo de TI como primera prioridad, de modo que el riesgo pueda ser valorado. La política de contingencia establecerá entonces los detalles de lo que se debe hacer a continuación y si la compañía ya cuenta con un experto en recuperación de datos para estas situaciones.

Es natural que los empleados quieran intentar resolver ellos mismos los problemas informáticos, sobre todo porque se espera que todos tengamos algún conocimiento de TI, sin que importe nuestra posición. No obstante, los empleados hacen más daños de los que arreglan al intentar arreglar las cosas ellos mismos. Las solicitudes de recuperación de empleados que han manipulado los discos duros a menudo dan como resultado las recuperaciones más complejas, llegando incluso a la pérdida irreparable de los datos.

Las compañías sencillamente no pueden permitirse no tener unos procedimientos de continuidad establecidos para la pérdida de datos. Las apuestas son demasiado elevadas para arriesgarse a perder información vital para el negocio. Las consecuencias de un acto inocente podrían salir muy caras a la organización y desgraciadamente es algo de lo que las empresas no se dan cuenta hasta que les ocurre.

, , , ,

Deja un comentario