Go to Top

iPhones y agua, una mala combinación

Recuperación de datos en un iPhoneHace poco recibí un iPhone 4S con daños provocados por agua. El teléfono se le había caído a la piscina al cliente mientras grababa un video. Se hundió hasta el fondo de la piscina grabando todo el recorrido; esto fue posible porque el teléfono no dejó de funcionar inmediatamente. El cliente lo secó y aún pudo seguir usándolo al menos otros 30 minutos hasta que el teléfono se apagó. No era posible volver a encenderlo. No mostraba ninguna señal de vida y los intentos de recargarlos sólo provocaban que el cargador se calentase en exceso.

Lo mejor que se puede hacer en estos casos es desconectar el teléfono de la corriente, en este caso del cargador, y luego secarlo. Desgraciadamente, para extraer la batería del iPhone es necesario contar con las herramientas adecuadas y un poco de práctica. Para quitar la batería hay al menos 3 tornillos especiales que hay que desatornillar. La situación es mucho más complicada cuando se trata de los modelos antiguos como el iPhone 3GS, ya que para la misma operación es necesario retirar la pantalla y la placa base del teléfono, también llamada la Placa de Circuito Impreso (PCB), además de 9 tornillos. En el caso de la mayoría de los teléfonos Android, estos disponen de un panel trasero que permite retirar la batería.

En la recuperación de este iPhone, el agua y la humedad dentro del teléfono habían causado que la batería se vaciase debido a los innumerables cortocircuitos que había provocado el agua. En situaciones como estas, si el teléfono no se seca lo antes posible, el líquido suele causar daños permanentes en la placa base del teléfono. En este caso, la corrosión y el daño causado en la PCB no había sido tan grave debido a ciertos factores:

  • La batería estaba casi descargada y se apagó rápidamente.
  • El agua de la piscina tenía un pH muy natural, ya que el agua con una acidez muy alta o con gran alcalinidad aumenta su capacidad de destrucción de componentes electrónicos.
  • El agua no se introdujo por todo el dispositivo.

Aunque el cliente no tuvo suerte cuando se le cayó el teléfono a la piscina, comprando una nueva batería y con una reparación de la PCB se consiguieron recuperar todos los datos. Sin embargo, el daño que sufrió el teléfono impidió que se pudiera seguir utilizándose, ya que éste dejaba de funcionar cada cierto tiempo.

Deja un comentario