Go to Top

¿En qué se pueden transformar los datos de las redes sociales?

reseaux-sociaux

¡Mil millones! Esta es la cantidad de usuarios con cuentas de Facebook censados a noviembre de 2012. No se debe pasar por alto esta cantidad de tránsito de información en Internet. Sin embargo, Facebook no es el único foco de información ni mucho menos. ¿En qué se pueden transformar todos estos datos provenientes de las redes sociales?

¿Realmente nos creemos que la información que contienen las redes sociales puede eliminarse igual que se destruye la basura en un vertedero? ¿Somos capaces de imaginar cómo se acumularía todos estos datos en descomposición después de amasarlos y aplastarlos? ¡Por supuesto que no! Hasta que una cláusula contractual no obligue a las empresas a destruir los datos de nuestra cuenta, todas las acciones relacionadas con los datos, los enlaces y transito con otras cuentas no se eliminarán. Además, tal y como se puede imaginar, los datos reactivados pueden volver a ser útiles de una forma casi instantánea.

Esto tiene muchas implicaciones. Los encargados del almacenamiento y gestión de la página en la que se ha publicado información o mantenido una conversación pueden hacer uso de la información contenida en ella. En realidad, pueden hacer todo lo que les hemos permitido de acuerdo con las condiciones de uso de nuestra cuenta. Por tanto, estas masas de información pueden gestionarse con el fin de crear paquetes de datos comerciales que contribuirán a crear nuevos productos y servicios mejor                                        

¿Es posible influir en estos datos?

Sí, si las condiciones de uso lo permiten. O por ejemplo, gestionando nuestros datos, tal y como autoriza Facebook. Pero esto no es posible si estos datos han sido extraídos y tratados por una tercera persona en algún momento. Imaginemos el caso de un una foto particularmente divertida que sacada de contexto podría significar otra cosa. Recuerde que una foto publicada sólo durante varias horas puede copiarse y reutilizarse en la cuenta de otra persona sin que lo sepamos. Esto quiere decir que nunca se sabe si nuestra información puede volver a salir a la luz en cualquier momento.

Cuando la web 2.0 apareció con el objetivo de poder liberar datos y explotarlos de la forma más fácil posible para todas las aplicaciones, la iniciativa fue revolucionaria. Esta iniciativa ha permitido toda la creatividad que podemos encontrar actualmente en las redes sociales. Con la web 3.0, ¿en qué se convertirán los datos de las redes sociales? La diferencia principal está en que el usuario dispondrá de una identidad numérica que le permitirá controlar toda la información que difunda él mismo en la redes sociales.

Imaginemos que todos los datos estuviesen unidos a un cable eléctrico que los alimentara; el usuario podría desconectar definitivamente cada dato como quisiera, independientemente del sitio en que se encuentren estos datos. Todo esto podría funcionar si no pudiera hacerse ninguna copia del original y, por tanto, toda la información pudiera publicarse con una marca obligatoria que permitiera tener un «origen controlado». Todo esto es factible, pero se necesita un proceso de regulación y una voluntad política que lo acompañe.

Deja un comentario