Go to Top

El rol de las cintas magnéticas en las modernas TI

“Las cintas magnéticas están muertas”; “Las cintas todavía tienen un rol a cumplir en las TI modernas”. Éstas son dos opiniones escuchadas con frecuencia entre los administradores de sistemas, pero ¿cuál es la correcta? En los últimos años ha habido un gran debate sobre el rol del medio de almacenamiento más antiguo todavía en uso. Las cintas fueron inventadas por primera vez en 1928 con fines de grabación de sonido, pero desde los años cincuenta se han convertido en uno de los soportes más difundidos y fiables para almacenar datos. Utilizadas de manera fiable desde hace ya más de medio siglo para almacenar datos, las cintas han sobrevivido a muchos ataques por parte de competidores tales como las unidades de disco duro (HDD o SSD) o los medios ópticos como discos Blu-Ray o DVDs.

¿Por qué las cintas magnéticas?

El uso de cintas magnéticas presenta muchas ventajas en comparación con otros medios de almacenamiento. Una de ellas es su durabilidad. A diferencia de otros medios de almacenamiento de datos, por lo general las cintas tienen una vida útil mucho más larga y son menos propensas a los riesgos de las unidades modernas. De hecho, las cintas magnéticas se pueden leer de forma segura incluso después de 30 años, mientras que los discos duros en promedio apenas duran cinco años. Tal fiabilidad no es ofrecida ni por los SSD, ni por los discos duros de tipo “Enterprise” ni por el almacenamiento en la nube. Problemas físicos como discos duros rotos o dañados, o problemas lógicos como fallos de software o actualizaciones de software interrumpidas pueden incluso derivar en la pérdida de datos. Los datos guardados en cintas magnéticas, por otra parte, pueden ser leídos incluso después de décadas, suponiendo que las cintas hayan sido conservadas siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Sí, es cierto: los sistemas de almacenamiento modernos dependen en gran medida de las unidades de disco duro debido a sus mayores velocidades de lectura y escritura. Pero lo que importa en realidad es el sistema en particular y con qué fin es utilizado, porque la extracción de datos de una cinta magnética también puede ser un proceso sumamente rápido. Una vez que los datos y las cintas correctas hayan sido encontrados y accedidos por los robots de la biblioteca de cintas, la lectura de la cinta es casi cuatro veces más rápida que la lectura de un disco duro. Sin embargo, la escritura en una cinta no suele ser tan rápida como la escritura en un disco duro.

Por lo tanto, si la velocidad y la durabilidad no son los factores decisivos para el uso de las cintas magnéticas, ¿cuál sí lo es?

Es su menor coste, en comparación con el de los discos duros. Mientras que el coste de adquisición de ambos sistemas es elevado, la brecha entre ellos aumentará a más tardar al momento de su expansión, cuando sea necesaria una mayor capacidad de almacenamiento: la adquisición de varias cintas nuevas es significativamente más barata que comprar el espacio de almacenamiento equivalente bajo forma de discos duros.

El cambio de un medio de almacenamiento de copias de seguridad a un medio de almacenamiento de archivos

Todavía existen muchas empresas que utilizan cintas como su sistema de copia de seguridad principal. Esto tiene que ver con el hecho de que hasta no hace mucho tiempo, las empresas, incluso las de gran tamaño, no tenían ningún plan definido sobre cómo conservar los datos antiguos para necesidades internas o externas, ya sea legales o reglamentarias. Por lo tanto, muchas empresas que no utilizaron una solución de archivo de datos, almacenaron sus copias de seguridad en cintas – simplemente porque era barato – y luego conservaron las cintas en un local de la empresa o con un proveedor externo de almacenamiento de cintas hasta la expiración del período de retención. Sin embargo, este período puede ser bastante largo, en algunos casos mucho más allá de 20 años.

Hoy en día, con las soluciones de archivado modernas, cada vez mejores y más baratas, no tiene sentido seguir utilizando las copias de seguridad como forma de conservar archivos. Las copias de seguridad tienen como finalidad ser utilizadas en caso de un fallo de hardware o del sistema, o en caso de pérdida de datos, para restaurar el entorno operativo de forma rápida y con escaso preaviso. El archivado, por otro lado, está diseñado para almacenar datos sin modificarlos, y esto hasta el momento en que el ciclo de vida de los datos haya llegado a su fin.

En virtud de que el archivado moderno basado ​​en cintas magnéticas incluso puede ser integrado con los sistemas de gestión de documentos (DMS), el ciclo de vida de un documento puede ser definido con mucha mayor precisión: por ejemplo, si un proyecto ha sido completado, todos los documentos asociados, correos electrónicos, etc., pueden ser almacenados en cintas de archivado durante sus períodos de retención, mientras que los datos más importantes del proyecto se mantienen a disposición de los empleados por un período más corto en DMS basados ​​en discos duros.

Las TI modernas chocan con las TI de mayor antigüedad

Aunque muchas empresas ya han dado los pasos necesarios para pasar del almacenamiento basado en cintas, tanto para copias de seguridad como para el archivado, a una solución real de archivado, cientos o incluso miles de viejas cintas de copias de seguridad de décadas atrás siguen descansando en muchos centros de datos, sótanos corporativos o en las instalaciones de proveedores especializados en el almacenamiento de cintas magnéticas.

Muy a menudo, sin embargo, la información necesaria acerca de lo que está almacenado en las cintas no está disponible debido al largo período de almacenamiento o a la falta de catálogos y/o el egreso o la jubilación del empleado responsable. Esto puede suponer un riesgo importante para la empresa, ya que en muchos sectores de actividad las empresas deben poder suministrar documentos muy antiguos a muy corto plazo en caso de una auditoría o investigación. Basta con pensar en sectores tan sensibles como la energía nuclear, los productos farmacéuticos o los grandes proyectos de construcción. En todos estos sectores existen docenas, si no cientos, de potenciales problemas a largo plazo que podrían hacer necesaria una rápida extracción de los datos.

¿Cómo se resuelve el problema del contenido desconocido de una cinta?

Para aquellas empresas que todavía tienen docenas o cientos de viejas cintas de copia de seguridad almacenadas y ya no tienen el hardware necesario o el viejo software de copia de seguridad, la restauración urgente de los datos en las cintas es una cuestión costosa y requiere de mucho tiempo. Una solución a este problema es mantener el sistema obsoleto funcionando o recuperarlo, mediante el pago de las licencias correspondientes. Otra alternativa es recurrir a una empresa especializada en la recuperación de datos y encargarle la más rápida recuperación posible.

Fuente de la imagen: Wilhelmine/pixelio.de

, , , , ,

Deja un comentario