Go to Top

Desecho y reciclaje de smartphones y tablets: Cómo proteger tus datos en dispositivos móviles [parte 1/3]

El interés de los usuarios  por los dispositivos móviles es bien conocido por los fabricantes de smartphones y tablets, y como resultado sacan nuevos modelos al mercado con más frecuencia, caracterizados por diseños cada vez más sofisticados y características técticas muy avanzadas.

La evolución de estos dispositivos con el paso del tiempo ha sido impresionante. El primer teléfono móvil era un dispositivo incómodo y pesado capaz de cumplir tan solo con la función de teléfono. Hoy en día, estos aparatos son auténticas computadoras de bolsillo, siempre conectadas a Internet; mucho más pequeñas, ligeras y más transportables que los laptops.

Almacenamiento digital en constante crecimiento que necesita ser protegido

De acuerdo a estudios recientes conducidos por Garner sobre el mercado de smartphones, en 2014 las ventas mundiales superaron los mil millones de unidades o, para ser más precisos, alcanzaron los 1200 millones, en comparación a los 970 millones registrados en 2013, un aumento de aproximadamente el 30%.

En cambio, el mercado de tablets no tuvo un desempeño tan brillante: de hecho Gartner informó de que en 2014 se vendieron 216 millones de unidades y estimó un crecimiento relativamente bajo en 2015 para alcanzar los 233 millones y, en 2016, los 259 millones de unidades.

En general, sin embargo, más del 50% de usuarios usarán smartphones y tablets como dispositivo principal para trabajar online.

Tal vez nosotros, como usuarios privados, no nos demos cuenta y/o subestimemos el hecho de que en cuanto al almacenamiento en nuestros dispositivos, actualmente guardamos una cantidad impresionante de información sobre nuestra vida personal y profesional y de que estos datos deberían ser manejados con mucho cuidado, especialmente cuando decidimos reemplazar nuestro dispositivo por uno más bello y potente.

Reciclaje y desecho: el mercado de los dispositivos reacondicionados

Cuando vamos a comprar el último modelo de smartphone o tablet, a menudo sucede que decidimos regalar o vender nuestro aparato viejo, pues aún funciona bien y probablemente haya sido usado durante no más de dos o tres años.

Sin embargo, la obsolescencia tecnológica de estas herramientas es, de hecho, bastante rápida: las últimas versiones de los sistemas operativos a menudo requieren cambiar el hardware, y los fabricantes se están enfocando cada vez más en modelos livianos con pantallas más grandes y mayor definición, de modo que es más fácil que nos cansemos rápido de nuestro dispositivo.

Hoy en día hay mucha gente interesada en obtener smartphones y tablets de segunda mano. Hay tiendas que los compran u ofrecen acuerdos de intercambio tras el lanzamiento de un nuevo dispositivo. La mayoría de estos aparatos usados, aún en excelente estado, serán testados técnicamente para asegurar que estén en buena forma y luego serán revendidos como usados: la idea es buena, pues permite proteger el medio ambiente y reducir el número de desechos electrónicos.

El mercado de dispositivos móviles reacondicionados está, de hecho, creciendo rápidamente.

Gartner estima que para 2017 120 millones de unidades reacondicionadas serán vendidas a nuevos usuarios para un volumen de ventas total de 14 mil millones de dólares. Es un crecimiento interesante si tenemos en cuenta que en 2014 Gartner había registrado un volumen de 56 millones de unidades y una facturación de tan solo 7 mil millones.

¿Qué datos necesitamos proteger?

Seguramente a ninguno de nosotros le gustaría saber que el comprador de nuestro dispositivo viejo puede tener acceso indiscriminado a todo lo que hayamos guardado en nuestro smartphone o tablet, pero esto es lo que sucede si no nos molestamos en borrar todos sus contenidos.

Si no hacemos un borrado de datos completo dejaremos que cualquiera vea nuestras fotos, los contactos de nuestra agenda, los mensajes, e-mails y cualquier documento adjunto en ellos… Todo lo que esté guardado en el dispositivo, hasta la información más personal y confidencial.

En el peor de los casos podríamos perder el control de nuestras cuentas y contraseñas, incluyendo los datos tarjetas de crédito que hayamos asociado con compras online y guardado en alguna aplicación.

Incluso vale la pena apuntar que algunos estudiantes de la universidad de Cambridge publicaron recientemente un escrito demostrando que, en la mayoría de los casos, la opción por defecto de borrado de datos en dispositivos móviles -la opción de reseteado de fábrica- no borraba realmente todo lo que hay en un dispositivo Android.

Para los negocios, negarse a borrar todos los contenidos de los dispositivos móviles asignados a empleados podría significar dejar libre el acceso a los datos de sus clientes y proveedores, así como arriesgarse a revelar información sobre contratos y proyectos, secretos de negocios, intercambios de e-mail y otra información privada y confidencial.

El único modo de protegernos a nosotros mismos y a otros es, por lo tanto, eliminar todo rastro de datos digitales de forma permanente. ¿Cómo?

En la segunda parte de este artículo veremos cómo asegurar mejor el desecho de nuestros dispositivos.

, , , , ,

Deja un comentario