Go to Top

Cómo diagnosticar de manera segura fallos físicos en HDD: entrevista con un ingeniero de sala limpia

Hoy en día, muchos usuarios informáticos se informan sobre lo que hacer en caso de fallos físicos en el disco duro y normalmente lo hacen en sitios web, vídeos, foros, etc., antes de ponerse en contacto inmediato con un proveedor de servicios de recuperación de datos profesional. En muchos casos, los usuarios tratan de descargar y utilizar herramientas especializadas para acceder a las HDD con daños físicos tras haber probado, sin éxito, otras herramientas informáticas de recuperación de datos.

Pero ¿qué riesgos conlleva el método DIY? Y ¿qué dificultad? Nos hemos puesto al día con Martin Hiller, director de la sala limpia de Kroll Ontrack en Alemania, para averiguar exactamente las precauciones que debes tomar y cómo diagnosticar fallos físicos en HDD sin empeorar la situación.

Existen innumerables herramientas informáticas a disposición del usuario. ¿Qué opinión te merecen?

Martin: Tienes razón, existen multitud de herramientas sofisticadas para “reparaciones” físicas de HDD con fallos, muchas de las cuales están disponibles de manera gratuita en Internet. Sin embargo, ya que algunas de ellas acceden al disco duro en un nivel bajo, son también herramientas peligrosas de alguna manera. Cuando no sabes lo que estás haciendo puedes causar un montón de daños al disco duro y a los datos.

¿Por qué motivo?

Martin: En algunos casos, una HDD deja de funcionar por un fallo de cabezal, que se produce cuando los cabezales de lectura/escritura “colapsan” sobre la superficie del plato magnético y causan un fallo severo en el disco duro. Esto a menudo puede ocurrir al caerse un disco duro desde cierta altura cuando está en ejecución, pero, en cualquier caso, en estos escenarios un usuario típico no puede hacer nada en absoluto mediante un método DIY. En la mayoría de los casos, sin embargo, las HDD pueden fallar si la potencia del campo magnético de una ubicación específica del plato recubierto ya no es lo suficientemente alta como para que puedan leerse los datos, o si ha desaparecido por completo. Aquí es donde entra en juego la reducción de fallos automática de la HDD: si esta no puede solucionar los fallos de lectura, escribirá registros de error en su tabla de errores. Cuantos más errores encuentre la HDD, más registros de error escribirá. Si se registran demasiados, la tabla se desbordará y, como resultado, la unidad de disco duro ya no podrá iniciarse.

¿Qué deberían hacer los usuarios si les ocurre esto?

Martin: En estos casos deberían plantearse ponerse en contacto con un experto en recuperación de datos. Sé que existen varias herramientas gratuitas (y muy especializadas) que pueden descargarse de Internet y que permiten acceso a las tablas de errores de los discos duros. Con estas herramientas, el usuario accede a la “zona de servicio” de la HDD y a la tabla de errores o defectos, pero no lo recomiendo en absoluto si no se cuenta con los conocimientos adecuados.

¿Qué problemas podrían surgir?

Martin: Bueno, con estas herramientas se puede restablecer o incluso borrar la tabla de errores. Esta tabla consiste en dos listas diferentes: la tabla de errores creciente (Lista G) y la tabla de errores P (Lista P). Por decirlo de una manera sencilla, la Lista P contiene la información sobre los sectores defectuosos permanentes del disco duro en los que ya no pueden almacenarse datos, puesto que el sistema operativo prohíbe el acceso. La Lista G guarda información sobre sectores que se han convertido en corruptos cuando el disco está en uso. Si bien es posible borrar la Lista G sin que esto afecte a los datos porque siguen estando en el mismo espacio del disco, si cambias o eliminas elementos de la Lista P, la recuperación puede convertirse en una pesadilla. Al hacerlo, se cambian automáticamente las direcciones de los archivos almacenados en el disco. Si tienes suerte, cuando vuelvas a encender el disco duro tus datos estarán en alguna otra parte del mismo, pero si no, el disco no se iniciará y esto complicará que un experto encuentre tus archivos. En muchos casos, cuando la Lista P se ha modificado es casi imposible acceder al disco de nuevo.

Algunas herramientas ofrecen la posibilidad de cargar otra Lista P de un disco duro de la misma marca para conseguir que vuelva a iniciarse y que el sistema operativo del ordenador pueda acceder a él. Si esto no funciona, lo más habitual es que los especialistas en recuperación de datos puedan recuperar el disco y los datos almacenados en él, pero esto depende de cada caso específico y no resulta siempre.

Entonces ¿tú qué aconsejas?

Martin: Si eres un usuario corriente (ya sea en tu casa o incluso en un departamento de TI) y no quieres dedicarte profesionalmente a la recuperación, no debes intentar reparar el disco duro tú mismo ni aunque dispongas de las herramientas más especializadas del mercado. Lo más probable es que tus esfuerzos sean en vano y que pierdas tus datos para siempre.

Si ni tus datos ni tu disco duro te importan demasiado y quieres averiguar qué ocurrirá si cambias la configuración de las tablas de errores, entonces inténtalo por tu cuenta y riesgo en una HDD vieja. Si consigues que el disco se reinicie y recuperas después los archivos completos, ¡entonces deberías plantearte buscar trabajo en el gremio de recuperación de datos!

El mejor consejo, sin duda alguna, sigue siendo utilizar las  herramientas SMART ordinarias que contiene tu disco duro y comprobar periódicamente la calidad de la unidad y su vida útil. Si se encuentran demasiados sectores defectuosos y la vida útil es bastante baja, desde luego es momento de tomar medidas preventivas como realizar una copia de seguridad de tus datos y comprar un disco nuevo lo antes posible. De este modo evitarás problemas de pérdidas de datos y tener que llegar a consultar a un especialista para que te ayude a recuperarlos.

, , , , ,