Go to Top

Cifrar o no cifrar, ésa es la pregunta…

Actualmente existen muchos métodos y programas para encriptar discos o dispositivos de almacenamiento.  Algunos discos USB externos traen su propio programa.  También existen sistemas operativos con su propio programa de cifrado y en caso de perder nuestro portátil o disco, nadie podrá acceder a nuestros preciados datos.  Estos métodos están basados en algún algoritmo propietario del fabricante, pero con las herramientas adecuadas podemos recuperar la información en caso de pérdida por fallo de hardware, corrupción del SO, etc.

A medida que le vamos dando más valor a nuestros datos, es lógico que busquemos una forma de proteger el acceso a nuestro disco o pen drive.  En los últimos meses en el laboratorio de Kroll Ontrack hemos visto como ha incrementado la cantidad de dispositivos encriptados que recibimos.  Hoy día muchos discos duros vienen con encriptación de serie sin que el usuario final esté consciente.  Cuando fallan estos dispositivos, ya sean discos duros internos o externos, pueden complicar el trabajo de técnico de recuperación de datos: El reto de conseguir una copia exacta de todos los sectores del dispositivo averiado además de la necesidad de disponer de la clave de validación correcta, significa que la recuperación puede suponer un proceso más largo y técnicamente más complejo para acceder a los datos perdidos.

Todo ello no significa que la recuperación de datos cifrados no sea posible. Aunque son procesos más exigentes, en nuestro laboratorio obtenemos excelentes resultados en la mayoría de los casos gracias a la gran dedicación de nuestro equipo local y de I+D.

Sin embargo, un consejo que quiero haceros con respecto a la protección de datos es, si no tienes una necesidad de cifrarlo, y quieres optimizar la posibilidad de recuperar los datos en caso de pérdida, lo mas sencillo y económico sería proteger el dispositivo con una contraseña que tú y solamente tú conoces.

Deja un comentario