Go to Top

El auge imparable de la realidad aumentada

El auge imparable de la realidad aumentada

Recientemente se lanzó al mercado una pequeña app llamada Pokémon Go que conquistó el mundo de inmediato. O al menos eso parece, ya que no existe titular que no hable de ella.

Si bien podemos decir que el bombo publicitario es un poco excesivo, lo cierto es que está justificado. Según un análisis, Pokémon Go se instaló en más del cinco por ciento de los teléfonos Android de USA en la semana siguiente a su lanzamiento, y otros estudios indican que su actividad ha superado a la de Tinder e incluso Twitter.

Sean cuales sean sus méritos como juego o como herramienta social, es un magnífico ejemplo de cómo la nostalgia de los 90 se ha asociado con la tecnología móvil de última generación para entusiasmar al público. En el corazón del éxito de Pokémon Go se encuentra su innovador uso de la tecnología de realidad aumentada (RA).

Introducir la realidad aumentada al mundo

Para muchos, Pokémon Go será su primera experiencia real de RA, y es un modo estupendo de mostrar a los usuarios en qué consiste.

En esencia, la tecnología utiliza la cámara y la pantalla de un dispositivo para recubrir un fondo del mundo real con imágenes digitales. O, tal como lo ven en la actualidad muchas personas de todo el mundo, esta tecnología te permite elevar tu teléfono y ver un Charmander en la calle o un Pidgey picoteando tu escritorio.

Trasladar los juegos al mundo real es un ejemplo obvio de lo que es capaz la RA, pero en realidad es tan solo la punta del iceberg. Los avances en la tecnología de cámara y de procesamiento han posibilitado la creación de soluciones cada vez más complejas que la utilizan y que están destinadas a establecerse como un escenario muy familiar, tanto en escaparates como a pie de fábrica.

Tim Cook, el director ejecutivo de Apple, es uno de los nuevos defensores de la RA. Cook comunicó recientemente a los inversores que Pokémon Go ha demostrado la grandeza de la tecnología.

“Hemos invertido en RA, y seguiremos haciéndolo, a largo plazo”, declaró. “Está por ver si se convertirá en la nueva plataforma informática, pero independientemente de eso será extremadamente importante.”

La transformación del sector minorista

Uno de los casos de uso temprano de la RA que comienza a ganar terreno se da en el sector minorista. Los consumidores pueden así hacerse una idea mucho más precisa de lo que compran y obtener asistencia para tomar decisiones mejor documentadas, así como dotar de más emoción a su experiencia de compra.

Los minoristas de la moda se encuentran entre los que se han apresurado a acoger la tecnología con los brazos abiertos, y lo están haciendo a una escala que supera con creces las cinco pulgadas de pantalla de un smartphone.

Topshop, por ejemplo, lleva años ofreciendo “probadores virtuales” en algunas de sus tiendas. Disponen de una gran pantalla donde los compradores pueden ver cómo les quedaría la ropa sin tener que probársela.

El impacto de la RA, sin embargo, no se limita a grandes instalaciones en comercios: también puede contribuir a impulsar el rendimiento del comercio electrónico de las firmas permitiendo a los clientes ver cómo quedarían los productos en sus hogares.

IKEA, por su parte, combina la RA con catálogos tradicionales impresos. Sus clientes pueden escanear los productos de las páginas con su teléfono y luego colocarlos virtualmente en la estancia que deseen. Según la firma, el 70 por ciento de su clientela no es realmente consciente de las dimensiones de su hogar, lo da lugar a que el 14 por ciento haya adquirido muebles de tamaño incorrecto.

Según la explicación de Mattias Jöngard, el director de integración de comunicaciones internacional del minorista: “La tecnología o las funciones en sí mismas no son realmente la fuerza motriz, sino que esta es más bien la manera en que puede suponer un valor añadido para nuestros consumidores.”

El futuro de la tecnología

Muchas aplicaciones de RA existentes hasta el momento han ido tanteando de lo que es capaz la tecnología y es de esperar que en el futuro se utilice de un modo mucho más amplio y en muchos sectores distintos.

El sector de la manufactura, por ejemplo, está listo para recibir la tecnología de RA, especialmente en combinación con herramientas como la realidad virtual (RV) e incluso los dispositivos ponibles. Mientras que los productos orientados al consumidor, como las Google Glass, no han terminado de arrancar del modo en que esperaban quienes les dieron una temprana oportunidad, este tipo de dispositivos cuenta con una ubicación perfecta en la asistencia a pie de fábrica.

De hecho, las cifras de PwC de noviembre de 2015 muestran que casi tres cuartos de los fabricantes estadounidenses (el 75,5 por ciento) anticipa que las herramientas de RA/RV tendrán al menos cierta importancia en los próximos tres años, con aplicaciones potenciales para la tecnología como el diseño de productos, el acceso a datos y a información en tiempo real y la formación en materia de seguridad y formación profesional.

“La RV/RA se sitúa a la cabeza de una nueva era de eficacia, conectividad y movilidad que ofrecerá nuevas oportunidades de competencia a los fabricantes que ofrezcan una acogida adecuada a las tecnologías, no solo dentro de su gremio en Estados Unidos sino también a escala internacional”, según declaraciones de PwC.

En cuanto a otros sectores, el automotor también está recurriendo a la tecnología, con aplicaciones que proyectan en el parabrisas información sobre el automóvil y la carretera o aplicaciones que guían a los propietarios en procedimientos de mantenimiento básicos.

Está claro, por tanto, que usar un smartphone para atrapar un Pikachu en el parque es solo el comienzo de un futuro modificado por RA. Ahora que son tantos los usuarios que han presenciado hasta dónde puede llegar la tecnología, podemos estar seguros de que querrán más de lo mismo.

, , , ,

Deja un comentario